setac dorado

Historia de la Educación Adventista en Cuba

Desde el mismo comienzo de la obra en Cuba hasta 1922 varias escuelas primarias fueron establecidas en diferentes partes de la isla, sin embargo no duraron por mucho tiempo, en el verano de 1922 el primer colegio Secundario con internados e industrias fue establecido en una pequeña finca de la provincia de Oriente, cerca del pueblo de Bartle. Charles J. Foster fue su fundador y el construyó los primeros edificios.

Bartle
Colegio en Bartle

 El colegio creció lenta y eventualmente, sirvió a los campos de habla española de la unión Antillana, y llegó a ser conocido como el colegio “Adventista Antillano”. Sin embargo, su desarrollo se detuvo por su ubicación en el extremo de la isla, el terreno poco fértil, y la escasez de agua.

Cuando J. S. Marshall llegó a ser director del colegio, hizo planes para trasladar la institución a un lugar más adecuado.  En febrero de 1940, la Junta de la Unión Antillana compró otro lugar en el centro de la Isla a cinco millas de la Ciudad de Santa Clara donde se establecieron colegios de enseñanza primaria y secundaria.


Fue reconocido como “colegio Adventista de las Antillas”. En 1945 el colegio fue autorizado a ofrecer dos años de preparación avanzada en teología y educación primaria, elevando su categoría a colegio de 14 grados. Dos años más tarde los primeros alumnos se graduaron de estos cursos.

Bajo la administración de F. G. Drachenberg, quien llegó a ser director en 1947, se estableció la industria de envase de alimentos, la que fue la fuente principal de empleo para los alumnos.


En 1949 se añadieron al currículum los cursos de comercio y secretariado para llenar la necesidad de obreros en estas áreas de servicio en la Unión Antillana. El año siguiente el colegio, habiendo llenado todos los requisitos, se afilió con el departamento de educación de Unión College, en Lincoln, Nebraska. Al mismo tiempo un curso de instructores bíblicos fue establecido, y en 1952 se añadió un curso en agricultura. Al principio solamente la escuela primaria fue reconocida por el gobierno cubano, pero en 1952 la escuela recibió reconocimiento de parte del estado para sus clases secundarias.


En el verano de 1955 se completaron planes para establecer un programa de cuatro años universitarios para llenar las necesidades de la constituyente de la División Interamericana de habla española.  El curso ministerial universitario recibió la aprobación de la Asociación General y la División Interamericana en mayo de 1958. Este año también se formularon planes para ofrecer títulos en educación primaria y secundaria, y estos se ofrecieron por primera vez en el año escolar de 1958 – 1959.

En el 1959 se compraron 100 acres más de tierra que colindaban con la propiedad del colegio. Esta adquisición aumentó las posibilidades de trabajo para los estudiantes.


Después del año escolar 1960 – 61 no se ofrecieron clases universitarias debido a la dificultad en retener profesores preparados en Cuba, y de traer a otros alumnos de habla española de otros países de la División Interamericana. Los cursos universitarios fueron ofrecidos posteriormente en el colegio de Puerto Rico, por lo que se hizo un traslado del Colegio Antillano a ese país, dejando el Colegio cubano funcionando a nivel de colegio secundario.


En febrero de 1967 representantes del gobierno cubano tomaron posesión de los edificios de la institución, sus industrias, terreno, ganados y equipos, excepto los libros de la Biblioteca y los registros académicos. Este acto puso fin a 27 años de esfuerzo y progreso en lo que en aquel entonces era la máxima institución educacional de la Unión Antillana.

santa clara
Colegio de las Antillas en Santa Clara

Durante los tres años siguientes, el Pr. Virgilio Zaldívar Marrero continuó impartiendo clases a un pequeño grupo en la iglesia de Santa Clara, y después de tres años de negociaciones con oficiales del Ministerio de Educación de Cuba, se dio autorización para abrir una pequeña institución que funcionaría estrictamente como Seminario, con una matrícula máxima de 20 jóvenes del sexo masculino. La escuela se abrió nuevamente en marzo de 1970, en el primer piso del ex edificio de oficinas de la Unión Antillana (actualmente edificio de la Unión Cubana) en Rancho Boyeros, Ciudad Habana.   Durante las décadas del 70 y 80 la matrícula osciló entre 22 y 28 alumnos de ambos sexos.  En ese tiempo, el Seminario Adventista de Cuba siguió operando a nivel de 14 grados.


Desde el año 1987 comenzó a funcionar como una extensión de la Universidad de Montemorelos, México, profesores de esa institución venían cada verano a impartir clases en forma de cursos intensivos y así se elevó el nivel cultural a 16 grados.


Hermanos pertenecientes a la organización Maranatha ofrecieron sus recursos para la edificación de un nuevo plantel, y en el año 1997 el Seminario Teológico Adventista de Cuba fue trasladado a su nueva instalación situada en Camino Circular #7, Rpto. Santa Elena, Santiago de las Vegas, Ciudad Habana. Actualmente se imparte el curso de Lic. en Teología con un nivel de 16 grados. Nuestra institución está acreditada por la Asociación Acreditadora Adventista.


Durante algún tiempo estuvimos luchando por traer a nuestro recinto una maestría y esto se logró en junio de 2005 con la apertura de la maestría en Teología Pastoral impartida por el SETAI (Seminario Teológico Adventista Interamericano) por lo cual estamos muy agradecidos a nuestro Dios.


La planta física consta de cuatro edificios: uno donde radican las oficinas, aulas de clases, Biblioteca y aula de computación. Un edificio dormitorio de varones y hogares de profesores, el edificio del comedor, cocina y dormitorio de las damas y el cuarto donde funciona la imprenta y dos casas de profesores. Tenemos otras dependencias como la casa de los preceptores con la lavandería en los bajos, la carpintería, la cancha de juegos y la Capilla, inaugurada en marzo de 2011.

Los rectores y presidentes desde el surgimiento de los colegios en Cuba han sido: En Bartle: Charles J. Foster, 1922 – 1924; G. T. Vore, 1925; C. L. Pohle, 1926 – 1928; J. D. Livingston, 1928 – 1931; David E. Lust, 1931 – 1937; J. S. Marshall, 1937 – 1940. En Santa Clara: J. S. Marshall 1940 – 1947; F. G. Drachenberg, 1947 – 1954; R. L. Jacobs, 1954 – 1955; Walton J. Brown, 1955 – 1960; Alfredo Aeschlimann, 1960 – 1961; Manuel Carballal, 1961 – 1962; Vicente Rodríguez, 1962 – 1967.  En Rancho Boyeros, C. Habana: Isaías de la Torre, 1970 – 1972; Pedro de Armas, 1973; Virgilio Zaldivar 1974 – 1991; Angel Aramís de Armas 1991 – 1996.  En Santiago de las Vegas, C. Habana: Angel Aramís de Armas 1996 – 2000; Esther Díaz de Guerrero 2000 – 2008; Francisco Hernández Velázquez 2008-2015: Elvis Hernández Rodríguez 2015 hasta hoy.


Damos gracias a Dios por este centro de estudios y con gozo podemos repetir con el profeta: “Hasta aquí nos ha ayudado Jehová”.